Wikcionario:Referencia/ES/Gramática

De Wikcionario, el diccionario libre
Saltar a: navegación, buscar

Introducción[editar]

Pocos habrá que nieguen la utilidad de la gramática si se considera como medio para aprender alguna lengua extranjera; pero muchos dudarán que sea necesaria para la propia, pareciéndoles que basta el uso.

No lo pensaban así los griegos ni los romanos, pues a pesar de que para ellos eran tan comunes la lengua griega y latina como para nosotros la castellana, tenían gramáticas y escuelas para estudiarlas. Conocían la utilidad y necesidad del uso; pero también sabían que era conveniente perfeccionarlo con el arte.

Lo mismo debemos nosotros pensar de nuestra lengua, en la cual hallamos cosas nuevas que observar cada día por medio de la gramática. Si algunas veces vemos comprobada con principios y fundamentos la práctica que teníamos por mera costumbre, otras vemos corregidos muchos defectos que no conocíamos. Ella nos hace ver el maravilloso artificio de la lengua, enseñándonos de qué partes consta, sus nombres, definiciones y oficios, y cómo se juntan y enlazan para formar el maravilloso tejido de la tan famosa oración.

Sobre ninguna de estas cosas se hace reflexión antes de entender el arte, y así es difícil que sin él hablemos con propiedad, exactitud y pureza.

Sería, pues, conveniente que los padres o maestros instruyesen con tiempo a los niños en la Gramática de su lengua. Los que no hubiesen de seguir la carrera de Letras se ilustrarían al menos en esta parte de ellas y hallarían, en el ejercicio de sus empleos, en el gobierno de sus haciendas y en el trato civil, las ventajas que tienen sobre otros los que se explican correctamente de palabra y por escrito.

Los que hubiesen de emprender carrera literaria necesitan saber la lengua latina y lo conseguirían con mayor facilidad llevando ya sabidos por su propia gramática los principios que son comunes a todas las lenguas.

No hay edad, estado, ni profesión alguna en que no sea conveniente la gramática.

De la gramática en general[editar]

La gramática es el arte de hablar bien. Divídese en dos partes: la primera trata del número, propiedad, y oficio de las palabras (coherencia): la segunda del orden y concierto que deben tener entre sí, para expresar con claridad los pensamientos (cohesión).

De las palabras, o partes de la oración[editar]

«Palabra» es lo mismo que «voz» o «dicción», como: cielo, tierra, santo, docto, leer, escribir. El agregado de palabras ordenadas con que expresamos nuestros pensamientos se llama, en lenguaje común, habla y, entre gramáticos, oración, por lo cual las palabras se llaman con propiedad partes de la oración. En nuestra lengua son nueve, por este orden:

  1. Nombre
  2. Pronombre
  3. Artículo
  4. Verbo
  5. Adjetivo
  6. Adverbio
  7. Preposición
  8. Conjunción
  9. Interjección

De la sintaxis, o construcción en general[editar]

En la primera parte se han tratado separadamente cada una de las partes de la oración. En esta segunda se ha de tratar del modo de unirlas, trabarlas, o enlazarlas entre sí de manera que formen la misma oración de que son partes. Esta unión, trabazón, o enlace, se llama entre los gramáticos sintaxis, o construcción, y sus reglas se reducen a declarar el órden con que deben juntarse las palabras para expresar con claridad los pensamientos.

Aunque mucho de esto se ha tratado en varios lugares de la primera parte por la conexión que tiene el oficio de las palabras con su construcción, se ha reservado lo más general para esta segunda parte.

Hay un orden natural de colocar las palabras, que se funda en la naturaleza misma de las cosas. Este orden pide que el nombre sustantivo preceda al adjetivo, porque antes es la sustancia que la calidad; que, cuando el nombre representa al sujeto o persona que hace, preceda al verbo, porque antes es el agente que la acción. Pide que el verbo preceda al nombre, cuando este es el objeto o término de la acción, y al adverbio, que califica o modifica la significación del verbo.

Andrés Bello destacaba la importancia de los mecanismos de la determinación y modificación como mecanismos universales de toda lengua, esto es, los determinantes y los modificadores, siendo estos últimos, también determinantes, solo que de segundo orden.

  1. Del régimen y construcción natural
  2. De la construcción figurada

Véase también[editar]