Apéndice:Personas/Gentilicios/ES/Otros

De Wikcionario, el diccionario libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

En la tabla siguiente se presenta una relación de gentilicios coloquiales, que frecuentemente sustituyen a los oficiales (muchos de ellos por llevar connotaciones despectivas).

       Gentilicio        Lo usan o usaban... Para referirse a... Origen y forma de uso
Bolo: Los madrileños. Los toledanos tanto de la capital como de la provincia. Probablemente derivado de la propia palabra toledo dicha muy deprisa y mal. Es despectivo.
Caipira Los brasileños de grandes ciudades metropolitanas. Los brasileños de pequeñas ciudades del interior del pais.
Calorro y también lolailo: Los españoles no gitanos. Los gitanos, especialmente los españoles. Derivado del nombre que los propios gitanos le dan a su etnia, la "raza calé". Se suele usar con un tono muy despectivo.
Catracho: Los centroamericanos, pero los propios hondureños más que nadie. Los hondureños. Derivado del nombre del general Florencio Xatruch, héroe militar centroamericano de origen hondureño. [1].
Chapetón: Los colombianos Los españoles o europeos recién venidos al país De "chapeta", rojez en los carrillos de la cara.
Chapín: Todos los centroamericanos. Los guatemaltecos. No se conoce el origen de este gentilicio de uso coloquial [2], aunque existen unos chanclos así llamados.
Charnego (catalán xarnego): Los nacidos en Cataluña, o los residentes que se sienten integrados. Los residentes españoles procedentes de Castilla y otras regiones, particularmente los emigrantes por motivos económicos. Los nacidos en Cataluña de padres emigrantes. Procede según el DRAE de "lucharniego", un tipo de perro preparado para la caza nocturna. Aunque en principio fue muy despectivo, hoy se usa habitualmente sólo con intención jocosa.
Chilango: Los mexicanos que no viven en el D. F. Los residentes en la capital del país. Queda pendiente investigar origen. El término adquirió notoriedad por el error de la RAE, que en su vigésima primera edición identificaba "chilango" como gentilicio del Distrito Federal de la Ciudad de México, sin aclarar su carácter despectivo; la versión actual (2002) lo califica de "coloquial", no sin justeza, dado que no tiene intención insultante.
Chicano: Los mexicanos. Los estadounidenses descendientes de mexicanos. El gentilicio Chicano se utilizó, según la creencia más arraigada originalmente para nombrar a los hijos de inmigrantes mexicanos que nacíeron en Chicago, pero después se extendió para nombrar a todos los descendientes de inmigrantes mexicanos nativos de los Estados Unidos.
Chocho: Los salvadoreños más que todo. Los nicaragüenses. Denominación burlesca por la interjección ("¡chocho!") que los nicaragüenses usan demasiado a menudo para expresar asombro o admiración.
Cholo: Los chilenos y peruanos Los peruanos, bolivianos y gente de origen andino en general. De origen discutido, se utiliza sobre todo al referirse al origen indígena de mucha gente. No siempre es usado en su acepcion despectiva y muchos peruanos proponen valorizar el termino y darle un sentido mas bien apreciativo.
Churriego: Los ciudadrealeños Los habitantes de Miguelturra Por comparación entre las ovejas churras y las merinas castellanas, de más valor. De origen despectivo, aunque en la actualidad muchos churriegos se muestran orgullosos de serlo.
Codo: Los mexicanos que no viven en Monterrey. Los mexicanos de Monterrey, o regiomontanos. Coloquialmente "codo" en México significa 'tacaño'. Como los escoceses en Gran Bretaña o los catalanes en España, los regiomontanos cargan en México con el sambenito de la falta de prodigalidad, fuente generosa en todas partes de chistes de variada calidad. Este gentilicio es ligeramente despectivo.
Coleto: Todos los chiapanecos Los habitantes de San Cristóbal de las Casas
Conejo: Todos los chiapanecos Los habitantes de Tuxtla Gutiérrez Eso debido a que Tuxtla significa tierra de conejos. Este gentilicio también sirve para apodar a algún tuxtleco.
Cositi'a: Todos los chiapanecos Los habitantes de Comitán Eso debido a su acento.
Culipardo: Los habitantes de Miguelturra y por extensión, el resto de España Los ciudadrealeños Por el color marrón de las calzas que usaban los soldados del rey.
Espalda mojada (inglés wet-back): Los estadounidenses, pero también los mexicanos. Los emigrantes que cruzan de México a Estados Unidos. Alude al paso clandestino de la frontera vadeando o cruzando a nado el río Bravo. Evidentemente cruel, denigratorio e insultante
Franchute: Los españoles. Los franceses Origen evidente; levemente despectivo
Gabacho: Los españoles, y también los mexicanos Los franceses, o entre los mexicanos, los estadounidenses Del provenzal gavach, que significa 'que habla mal'. Aunque depende del registro y contexto, el adjetivo es bastante despectivo.
Gachupín: Los nacidos en México, incluso los de raíces españolas Los españoles residentes en México Se utilizaba ya en tiempos de la Colonia, como insulto de criollos, mestizos e indios (quizá por ese orden) contra las personas nacidas en la metrópoli, que a su vez formaban una casta privilegiada, incluso frente a los criollos de primera generación. Luego se ha aplicado a las sucesivas oleadas de inmigrantes españoles. Fue muy despectivo y ligado a la violencia ("¡Mueran los gachupines!" o "¡Vamos a matar gachupines!"), pero hoy se recuerda en tono habitualmente jovial y jocoso. Origen incierto, ver artículo.
Gallego: Los americanos del Caribe y Sudamérica Todos los españoles. Las sucesivas emigraciones de Galicia a Cuba, Venezuela, Argentina, etc. hicieron que "gallego" fuera sinónimo de español, y se usase en cuanto a intención como un gentilicio coloquial, aunque también lo sea oficial. El apelativo no es en realidad despectivo, y puede ser incluso jovial, aunque en Argentina, México y Chile los "gallegos" son los "inocentes arquetípicos de los chistes", como ocurre con los belgas en Francia, los polacos en Estados Unidos o con los naturales de Lepe en España.
Godo Los canarios Españoles peninsulares Despectivo y defensivo, ante la actitud de superioridad demostrada antaño por los españoles de la Península cuando iban a las islas Canarias.
Gringo: Los americanos no estadounidenses, sobre todo los mexicanos; aunque se ha extendido a todo el mundo Los estadounidenses Origen incierto; tal vez modificación de griego, persona de habla "incomprensible".[3] Las versiones repetidas que lo asocian a frases inglesas (Greens, go! o Green grow) se refieren a la Guerra entre México y EE.UU. (1846–1848) o a eventos posteriores, pero la voz ocurre desde 1787. Como muchos gentilicios despectivos, su carga insultante se ha erosionado con el tiempo, pasando de ser agresivamente discriminatorio (¡gringos, go home!) a un tono más coloquial. En algunas regiones de Sudamérica se aplica a los extranjeros rubios en general (que no tengan el español como lengua madre).
Guanaco: Los demás centroamericanos. Los salvadoreños. Si bien la referencia era mal intencionada, los aludidos han encontrado que ser llamados guanacos es en honor de su disposición al trabajo.
Guacaleros: Todo los chiapanecos. Los habitantes de Tapachula.
Guiri: Los españoles Cualquier turista, especialmente los del norte de Europa. Su sentido es coloquial, humorístico, aunque alguna vez con matices que achacan ingenuidad, inocencia , falta de sensibilidad o incultura al aludido. Los propios españoles pueden ser guiris cuando visitan como turistas otras zonas del país, o se autocalifican así al ir de turistas a otro país.
Jarocho: Los mexicanos Los mexicanos del estado de Veracruz, y más directamente, los del puerto de Veracruz Origen incierto, con diversas teorías. Coloquial; adoptado con orgullo por los aludidos, aunque puede que su origen fuera insultante.
Llanito: Los españoles. Los gibraltareños. Coloquial, sin ningún tono insultante, y adoptado por los propios gibraltareños, se utiliza también como nombre del dialecto hispano-inglés que se habla en esa zona. Se dice a veces que el origen es onomatopéyico, del sonido de palabras como Johnny para un oído español. Puede venir también de Giovanni.
Maño: Los españoles, incluyendo a los aragoneses. Los aragoneses. Origen incierto. Coloquial, incluso cariñoso; en general los aludidos se sienten orgullosos de ser "maños". Es frecuente el diminutivo "mañico"
Maqueto o maketo: Los vascos Los emigrantes de otras zonas de España al País Vasco. Del euskera makito o maketo, 'tonto'. Posiblemente se aplicara inicialmente a los que lo parecían, por no entender el idioma. Muy insultante, se utilizó en el discurso político a finales del s. XIX, aplicado sobre todo a los inmigrantes, pero tambien a cualquier habitante del resto de España (Maketania). Como ocurre en otros casos, ha perdido fuerza insultante con el tiempo. Era usado en el norte peninsular por siglos para referirse a los forasteros, normalmente a los que ocupaban puestos laborales, propios de los autoctonos.
Mejo: Los de Los Palacios SevillaAndalucía España. Los de Dos Hermanas SevillaAndalucía España. Origen incierto. Coloquial, incluso cariñoso; posiblemente "hijos de dos hermanas son primos y de ahí "primejos" y "mejos"
Moñiguero: Los de Dos Hermanas Sevilla españa. Los de Los Palacios Sevilla españa. Coloquial, incluso cariñoso; posiblemente por el uso de excrementos de vaca (Moñigas) como combustible
Nica: Principalmente los mismos nicas y demás centroamericanos. Los nicaragüenses. Apócope del gentilicio. De uso coloquial.
Paleto: En España, los habitantes de las grandes ciudades. Los pueblerinos o de pequeñas ciudades. Despectivo. Se usa como sinónimo de inculto o atrasado.
Payo: Los gitanos españoles. Los españoles no gitanos. De "Pelayo" por el orgullo de linaje de los españoles no gitanos, o del catalán pagès ('campesino').
Pipope: Los mexicanos no originarios de Puebla. Los mexicanos de Puebla, o poblanos. Gentilicio despectivo formado por las primeras letras de PInche, POblano, PEndejo.
Pocho: Los mexicanos Los mexicanos y/o norteamericanos de origen mexicano que viven en la frontera entre México y E.U. Despectivo. De origen no determinado, probablemente para referirse a que no hablan correctamente el español o que hablan “mocho”.
Polaco: Los españoles de habla castellana Los catalanes Despectivo. De origen incierto, tal vez conectado con que el idioma catalán le puede parecer a un castellano tan incomprensible como el polaco. Pueden consultarse algunas teorías en

[4] (en catalán).

Provinciano: Los habitantes de la Ciudad de México Los habitantes del resto del país (sobre todo de ciudades pequeñas o pueblos). Despectivo. Algunas veces es sinónimo de ignorante, especialmente a aquel que se puede abusar económicamente en los negocios.
Regio Todos los mexicanos. A los habitantes de Monterrey. Este gentilicio es más común que codo y nada ofensivo. Es simplemente apócope del gentilicio oficial, regiomontano
Sudaca: Los españoles Los emigrantes latinoamericanos. Y por extensión, cualquier latinoamericano aunque no sea inmigrante. El apócope (despectivo) de "sudamericano".
Tico: Todo el mundo, pero quizá especialmente los propios costarricenses. Los costarricenses. El DRAE atribuye su origen al uso frecuente de diminutivos terminados en -ico por los costarricenses. Coloquial y apreciado por los aludidos.
Yanqui: Los mexicanos y, gracias a ellos, prácticamente todo el mundo. Los estadounidenses. Del inglés yankee, palabra de varios sentidos y de origen discutido. (Una teoría dice que los inmigrantes holandeses en el siglo XVII eran llamados "yankees" cuando llegaban a la actual Nueva York, ya que el nombre Jan Kaas —Juan Queso— representaba al holandés típico. Con los años se extendería a los neoyorkinos en general y a más estadounidenses.) Se adoptó en México, especialmente luego de la invasión estadounidense en 1846 (también conocida como "invasión yanqui"). Su uso es hoy generalizado, incluyendo dentro de la consabida frase yankee go home (pronúnciese "yanqui go jom"). El término no es considerado peyorativo.