espiga

De Wikcionario, el diccionario libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
flecha  A este lema le falta al menos una definición común. Si puedes, añádela(s), pero ¡no la(s) copies! Retira el aviso cuando ya no haga falta.

Español[editar]

 espiga
Pronunciación (AFI):  Si puedes, ¡incorpórala!

Etimología[editar]

Del latín spica.

Sustantivo femenino[editar]

Singular Plural
espiga espigas
[1] Diagrama de una espiga
1 Botánica.
Tipo de inflorescencia racemosa en la cual el eje es alargado, con cabillos muy cortos o sin ninguno, como en el trigo y el espliego; sus flores más jóvenes se ubican en el ápice del mismo.[1]
2
Parte de un arma blanca que se extiende dentro de su empuñadura o, de una herramienta en su mango.
3
Parte superior de la espada en donde se asegura la guarnición.[1]
4 En Joyería
Hilo o aguja de metal precioso que servía para sujetar los alfileres, imperdibles y medallones a las vestiduras de las meninas.
5 Carpintería.
Cilindro delgado de madera con que se unen las tablas o maderos. Se suelen encolar.
6 Náutica.
Trozo comprendido entre el nervio del foque y el extremo de fuera de un botalón; trozo que en este caso sustituye al botalón de petifoque y sirve para alargar esta vela.
7 Náutica.
Remate superior del calcés de un palo o mastelero, en el cual se encaja el agujero cuadrado del tamborete.
8 Náutica.
Cualquier remate cuadrado, labrado en la parte superior de una percha o asta, para encajar en él una perilla o tamborete.
9 Náutica.
Punta más alta de una vela de cuchillo.
10 Escultura.
Porción de piedra o mármol que se respeta al ejecutar una estatua, para asegurar las partes demasiado débiles que por el peso se podrían quebrar.

Locuciones[editar]

Véase también[editar]

Traducciones[editar]

Referencias y notas[editar]

VV. AA. (1908-30). en Real Academia Española: Enciclopedia universal ilustrada europeo-americana Tomo 22. Madrid: Espasa-Calpe.

  1. 1,0 1,1 VV. AA. (1914). «espiga», en Real Academia Española: Diccionario de la lengua castellana, decimocuarta edición, Madrid: Sucesores de Hernando, pág. 441.